Planea exitosamente todos tus días … y además un escape al extranjero, un día entero de compras, tomar esos cursos excéntricos pero que te parecieron muy caros o infinidad de actividades que tú sabes bien que deseas experimentar

Todo el tiempo pensamos que tenemos el control de nuestro dinero, que trabajamos muchísimo para complacer y satisfacer las necesidades que creemos son las más importantes. Pero ¿Alguna vez te quedas con algo de lo que ganas y por lo que tanto trabajas?  Muchas veces no lo tenemos en cuenta pero repartimos nuestro dinero al por mayor y no sabemos en qué gastamos todo o mejor dicho: cuánto estamos gastando en eso que creemos fundamental.

Hay una formula genial, en tres pasos que podemos utilizar por el resto de nuestros días y que nos va a funcionar de maravilla para planear y alcanzar lo que queremos -de verdad-, tomando las riendas y evitando que el dinero nos controle.

Paso número 1: registra todo

Para que puedas planear y hagas lo que quieras sin que afecte tu estilo de vida, debes saber a dónde se te está yendo el dinero, sobre todo cuánto es lo que gastas en cada cosa. Un ejercicio para comenzar, es anotar con rigor en mano, todas las veces que le das dinero a alguien, hasta los dos pesos del chicle después de ir a comer. Si no te llevas  bien con el lápiz, o crees que se te olvidará, puedes optar por otra forma, pagar con tarjeta de débito o crédito, con la garantía que mes con mes te llegará un registro de todo aquello en lo que gastaste. Ojo, tener dinero en las manos puede ser tentador, y muchas veces aunque no lo quieras, terminarás gastando lo que no estaba contemplado.

Después debes hacer un análisis de cuánto es lo que gastas al día o a la semana, al mes y anualmente ¡La cuenta es exhorbitante, cierto! ¿Qué recordarás más: un viaje a la playa o las golosinas que te comiste en la oficina?

Paso número 2: presupuesto

Aunque se escuché rimbombante, el presupuesto no es nada más que decirle a tu dinero a dónde quieres que se vaya, recuerda que tú mandas. Vivienda, cuidado personal, comida, mascotas, seguros, diversión, son algunos rubros; pero nadie más que tú para saber qué es lo más importante en tu vida. Así que en base a esa jerarquía y lo que percibes, podrás destinar lo necesario para satisfacer tus necesidades, sin caer en los excesos y extraviar la cuenta de en qué se te va la plata. Eso hace a los millonarios, ellos se apegan estrictamente a un presupuesto.

Paso número 3: Planear tus metas

Piensa las tres cosas que siempre has querido hacer en la vida. Y que ese sea tu nuevo objetivo, no te permitas ser seducido por los placeres inmediatos, o que te saboteé la idea de que “lo que quieres es inalcanzable”, por supuesto aleja la idea de que no te alcanza. Planear tus metas te llevará a cumplir un registro ordenado y seguir un presupuesto al pie de la letra. Es importante ahorrar eso que no estás gastando y te aseguro que en menos de lo que canta un gallo estarás cumpliendo el primer deseo que anotaste en esta lista.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *